En el último mes, GasINDUSTRIAL ha sido noticia por la presentación de alegaciones a la Propuesta de “Orden por la que se regulan las bases de la línea de ayudas para la compensación de los costes adicionales debidos al aumento excepcional de los precios del gas natural”. En nota de prensa, la Asociación señala que las ayudas incumplen el marco temporal europeo, quedando la industria española en desventaja frente a sus competidores europeos que ya disfrutan de amplias ayudas directas desde 2022, lo que provoca riesgo de deslocalización en nuestro país.

 

Tal como señala Europapress, al optar de nuevo por la clasificación CNAE para otorgar las ayudas, excluye a sectores que cumplen los índices objetivos para ser gasintensivos. Es por ello que una de sus alegaciones es incluir a aquellas industrias que, a pesar de no pertenecer a los CNAE, cumplan los requisitos gasintensivos de la orden, que fija el índice gasintensivo a partir de 1,5 kilovatios hora (KWh) por euro y en un consumo de más de 1,5 gigavatios hora (GWh), indica El Periódico de la Energía.

La Agencia EFE resalta también la petición de GasINDUSTRAL para reconsiderar los requisitos de exclusión a sectores con aparente capacidad de repercutir el aumento de los costes energéticos en los precios de sus productos, pues éstos no reflejan el sobrecoste real del precio del gas y no son conformes con el marco temporal europeo. Según la asociación, leemos en Forbes, el proyecto de orden establece un límite artificial de beneficiarios potenciales, cuando el único requisito exigible es que el beneficiario de las ayudas acredite ser una "empresa de elevado consumo energético".

Negocios recuerda que, en los Estados competidores como Francia, Alemania, Italia o Portugal, ya han habilitado mejores ayudas, con mecanismos más accesibles y alineados con la política de la UE. Esto supone, según GasINDUSTRIAL, una clara desventaja competitiva, además de que la línea de ayudas tiene un acceso más difícil, con requisitos discriminatorios y para un importe mucho menor que el resto. Por ello, pide que se simplifiquen los trámites administrativos, habilitando mecanismos, como liquidaciones mensuales en la factura del gas, y se eliminen obligaciones de inversión que son “discriminatorias”.

 

El diario autonómico Castellón Plaza destaca el riesgo de deslocalización debido a los criterios tan restrictivos de la línea de ayudas del Proyecto de Orden en relación con lo previsto en el Marco Temporal, lo que imposibilita su logro de conservar la competitividad del tejido productivo español. De mantenerse, esta regulación será de las más restrictivas de la UE, señala GasINDUSTRIAL, generando claro riesgo de deslocalización de buena parte del tejido industrial. La Asociación resalta que este hecho es preocupante si tenemos en cuenta el atractivo para las empresas españolas del acceso a las ayudas a través de otro Estado miembro, lo que les permitiría mantener niveles aceptables de competitividad, opción dentro del mercado único y la unión de los mercados de capitales, y que podría conllevar la deslocalización de forma intensa y acelerada.

El Mundo, en su edición de Castellón, también recoge declaraciones de GasINDUSTRIAL, para quien “la Orden tal cual está es ineficaz y discriminatoria”. El diario refleja la reclamación de la Asociación de la creación de un Registro de Consumidores Gasintensivos y destaca su advertencia: “La industria española no recibirá las ayudas hasta fin del primer trimestre de 2024, mientras sus competidores las tienen desde 2022”.

 

Las alegaciones presentadas por GasINDUSTRIAL fueron recogidas por numerosos medios como Bolsamanía, msn, El Confidencial Digital, Diario Siglo XXI, Energía 360.Info, Industry Talks, Gaznews, Cantabria Económica, Crónica De Cantabria, entre otros.

 

Además, GasINDUSTRIAL ha sido noticia por su participación en varios reportajes. Así, El Correo Vasco informaba del desplome de la demanda de gas en Euskadi de un 44%, con declaraciones de la presidenta de GasINDUSTIAL, quien afirmaba que “enero ha sido un mes dramático”. Rivière recuerda que muchos consumidores intensivos tienen los contratos de suministro de gas ajustados al precio al que cotizó el combustible el mes pasado, con lo que las adquisiciones de enero se pagan al precio del gas en diciembre, cuando se vendía a 180 euros. Por eso, -señala- “las empresas que podían planificar, han reducido la actividad en el arranque del año aumentando el parón de Navidad, por ejemplo”.

 

El diario InfoLibre destaca en titular “El encarecimiento de la energía golpea la industria y algunos sectores produjeron un 20% menos en 2022”, donde informa que las fábricas que más sufrieron fueron las gasintensivas, como la cerámica, los fertilizantes o el papel, que necesitan grandes cantidades de gas para funcionar y este combustible se duplicó e incluso triplicó a lo largo del año pasado. Para equilibrar costes, las fábricas redujeron su consumo energético, lo que redujo el volumen de fabricación. Tal como señala Verónica Rivière, presidenta de GaINDUSTRIAL, ante la precipitación de acontecimientos no ha habido tiempo para desarrollar nueva tecnología, por lo que la opción más extendida ha sido la de frenar la producción. "Por desgracia lo más extendido no ha sido la eficiencia, sino que directamente ha habido una menor producción porque además se han reducido los pedidos", lamenta Rivière.

  

En este sentido, Castellón Plaza recogía en su información “El consumo de gas industrial cae más de un 30% en enero”, reflejando datos del boletín electrónico mensual de GasINDUSTRIAL de enero.